Llega un momento en cada relación cuando uno, o ambos, empiezan a imaginar si su unión durará para siempre. Algunas relaciones continúan, aunque la pareja no se sienta realizada o feliz.

¿Por qué es tan difícil para algunas parejas separarse?

Dos estudios recientes se propusieron responder a la pregunta e hicieron un seguimiento a cerca de 900 personas durante ocho a diez semanas. Ambos estudios encontraron que cuanto mayor es la dependencia que alguien piensa que su pareja tiene de la relación, menos probable es que se separen.

Las preocupaciones sobre los niños, finanzas, estilo de vida y valores comunitarios también pueden influir en la decisión de una persona de permanecer en una relación insatisfactoria. Pero, no querer herir los sentimientos de la otra persona es la razón principal.

Algunos terapeutas dicen que este enfoque no hace bien a nadie, y puede ser realmente egoísta. Cuando usted elige permanecer en esa relación, en realidad puede privar a la otra persona del derecho de elegir su pareja.

Expertos recomiendan ser honesto, no hay una manera garantizada de romper una relación sin causar algo de dolor. Por lo tanto, lo mejor que puede hacer es decir la verdad a su pareja y asegúrese también de cuidar de su propia salud mental.