Latina encontrada decapitada en su residencia de Texas

Publicado: 16 ene 2023, 11:12 GMT-6|Actualizado: 16 ene 2023, 11:17 GMT-6
Envíe Este Enlace Por Correo Electrónico
Compartir en Pinterest
Compartir en LinkedIn

CONDADO WALLER, Texas (Telemundo Gray News) - Una joven nicaragüense fue hallada decapitada en el patio de la vivienda que compartía con su esposo, quien reconoció haberla asesinado, informaron las autoridades.

Angie Díaz, de 21 años, vivía con su esposo, Jared James Dicus, de la misma edad y con el que se había casado en octubre, en una casa situada en el patio trasero de los padres de Dicus, en una zona rural del condado texano de Waller, a las afueras de Houston, informó Telemundo Houston.

Agentes de policía respondieron a las 4 de la tarde del 11 de enero a un reporte del padre del hombre, que notó que algo raro sucedía cuando su hijo llegó a la casa. Entonces se acercó adonde residía la pareja y halló a la mujer muerta, según el alguacil del condado, Troy Guidry.

“Una parte del cuerpo de la mujer había sido desmembrada”, explicó el alguacil, “la escena era espantosa”.

Un video de vigilancia muestra a Dicus el mismo día en que la victima fue encontrada decapitada en el condado de Waller el miércoles pasado.

El video de vigilancia de la tienda donde trabajaba parece mostrar a Dicus deteniéndose en el estacionamiento alrededor de las 11:40 de la mañana, el día en que fue encontrada muerta.

Entró en la tienda, tomó una cerveza y se fue sin pagar, según muestra el video. En el estacionamiento, parece que se le ve abriendo la cerveza, tomando un trago antes de irse.

Dicus fue detenido y acusado de asesinato, y, según las autoridades, confesó el crimen, que pudo haber cometido con un cuchillo de cocina, según Guidry.

El sospechoso no tiene antecedentes criminales. El alguacil dijo que había recibido anteriormente una llamada desde esa casa por un disturbio, pero “nada a este efecto o nivel de violencia”.

Agregó dijo que la cabeza de Díaz parecía haber sido cortada y su cuerpo dejado dentro de la casa. Dicus permaneció dentro de la casa hasta que llegaron los agentes.

Amigos de la mujer asesinada dijeron a la estación KHOU11 que la joven había inmigrado de Nicaragua y tenía dos empleos, uno de ellos en una carnicería, para pagar un tratamiento contra el cáncer a su madre en su país; y se acababa de mudar al condado de Waller.

Sus compañeros de trabajo la describieron como una joven llena de alegría y que siempre estaba sonriendo. “Ella era feliz, muy feliz con su marido”, dijo la jefa de Díaz, Verónica Jiménez.

“Pero había días en los que estaba diferente. Estaba cansada, pero no estaba segura de si lo estaba por su trabajo o por su relación”, agregó.

Díaz y Dicus se conocieron en la carnicería donde ella trabajaba, según explicaron amigos de la mujer.