Trump queda impactado por daño de huracán Michael en Florida

Trump queda impactado por daño de huracán Michael en Florida

Trump queda impactado por daño de huracán Michael en Florida

LYNN HAVEN, Florida, EE.UU. (AP) — El presidente Donald Trump quedó impactado al ver las casas sin techo y los árboles caídos durante su recorrido del lunes por las comunidades de Florida que quedaron devastadas por el huracán Michael.

Trump recorrió por aire y tierra las comunidades costeras afectadas, y después ayudó a entregar agua embotellada en un centro de distribución de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias, en donde las personas necesitadas se inscribieron para recibir albergue temporal, así como ropa, pañales, agua y otros suministros.

El presidente dijo que alguien le describió el huracán Michael como un “tornado muy ancho, extremadamente ancho”.

“Miren detrás de ustedes. Vamos, estos enormes árboles simplemente fueron arrancados de la tierra. Es realmente increíble”, dijo el mandatario.

Trump ganó Florida por escaso margen a la demócrata Hillary Clinton en las elecciones presidenciales de 2016, gracias a una gran participación electoral en la región del Panhandle.

El estado es importante para Trump no solo por sus aspiraciones de reelección en 2020, sino también en su agresiva campaña por ayudar al Partido Republicano a incrementar su ligera mayoría de 51-49 en el Senado. El gobernador republicano de Florida, Rick Scott, es candidato al Senado, en parte a petición de Trump, y se encuentra en una reñida contienda con el demócrata Bill Nelson a unos días de los comicios. Scott acompañó al presidente en todo momento durante su visita del lunes.

Inicialmente, Trump y su esposa, Melania, vieron árboles arrancados de raíz y viviendas sin techo cubiertas con lonas azules después que su helicóptero despegó de la Base de la Fuerza Aérea Elgin, cerca de Valparaiso, su primera escala tras llegar procedentes de Washington. Pero la severidad de los daños aumentó considerablemente conforme se acercaban a Mexico Beach, que casi fue borrada del mapa al recibir el impacto directo del huracán, con vientos de 250 kph (155 mph), la semana pasada.

Muchas de las casas en la localidad de 1.000 habitantes se quedaron sin techo. En algunos casos solo quedaron los cimientos. Una torre de agua quedó derrumbada y varios camiones de carga quedaron esparcidos por toda la zona como si fueran juguetes.

En Panama City, donde aterrizó Trump, los postes de electricidad quedaron doblados, los escombros de los techos estaban por toda la zona y se veían los pinos arrancados de raíz o partidos por la mitad. En el recorrido terrestre por la zona se vieron casas con árboles encima, anuncios publicitarios doblados y un parque de casas móviles completamente demolido.

En Lynn Haven, en donde el alcalde dijo que no se registraron víctimas fatales, Trump ingresó a una casa en la que había un enorme pino derribado cerca de la entrada junto a una palmera que logró mantenerse de pie. Michael Rollins, realizaba reparaciones en su vivienda y le dijo a Trump que recibió la tormenta en el lugar.

“Me había comprometido a permanecer con mis animales. Tengo dos perros y un perico”, le dijo Rollins al mandatario.

Hasta el domingo, más de 190.000 viviendas y negocios seguían sin electricidad en Florida, varios días después del paso del huracán. Esa cifra se suma a los 120.000 establecimientos sin luz en Georgia, a donde Trump llegó la tarde del lunes para evaluar los daños causados por el huracán. Los residentes también sufren de extendidas fallas en el sistema de telefonía celular.

A lo largo de la jornada, el presidente elogió la respuesta de Scott al huracán.

“La labor que han hecho en Florida ha sido increíble”, dijo Trump a la prensa.

“Eres un gran gobernador”, le dijo a Scott.

___

Superville reportó desde Washington.

Powered by Frankly