México: emergencia en Sinaloa por fuertes inundaciones

México: emergencia en Sinaloa por fuertes inundaciones

México: emergencia en Sinaloa por fuertes inundaciones

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Las autoridades mexicanas declararon el estado de emergencia en 11 municipios del norteño estado de Sinaloa debido a las inundaciones causadas por fuertes aguaceros y que han dejado al menos tres muertos, informaron las autoridades el viernes.

Imágenes en medios locales y redes sociales muestran calles convertidas en furiosos torrentes, cubriendo y arrollando automóviles. El diario El Universal colocó un video de una camioneta SUV siendo arrastrada por la corriente en Guamúchil mientras los pasajeros se suben al techo.

Soldados en camiones acudieron a las áreas afectadas para rescatar a los residentes. El gobierno de Sinaloa dijo el jueves por la noche que más de 2.000 personas tuvieron que dejar sus viviendas y se establecieron 13 albergues en distintas ciudades para acogerlas.

El viernes por la mañana el procurador general del estado, Juan José Ríos Estavillo, afirmó que una persona murió ahogada, dos fallecieron electrocutadas y tres mujeres estaban desaparecidas en Culiacán, al parecer, tras ser arrastradas por la crecida.

El titular de Educación del estado, José Enrique Villa Rivera, dijo que según un informe preliminar 100 escuelas quedaron dañadas por el agua que afectó sobre todo a los muros del perímetro exterior de los recintos educativos.

La depresión tropical que ha provocado estas inundaciones llegó al área el jueves y dejó 359 milímetros cúbicos de lluvia en solo 24 horas, lo que hizo que se anegaran grandes zonas del estado.

La presa de Eustaquio Buelna, en Guamúchil, estaba al 144% de su capacidad con lo que las autoridades tenían previsto soltar parte del agua para evitar daños estructurales.

El estadio de Los Dorados, el club al que acaba de llegar como técnico Diego Maradona, también se inundó.

El estado de emergencia en los 11 municipios fue decretado por la Secretaría de Gobernación.

Powered by Frankly