Dreamers temen lo peor si Trump cancela DACA

Dreamers temen lo peor si Trump cancela DACA

Posted:

PHOENIX (AP) -- Jóvenes inmigrantes que fueron traídos ilegalmente a Estados Unidos durante su infancia se manifestaron el lunes para salvar el programa de conocido como DACA, ante los reportes de que Trump anunciará el martes su cancelación.

Los llamados dreamers realizaron protestas en todo el país y planean hacerlo nuevamente el martes, aunque al mismo tiempo se preparan para lo peor.

El programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia protege de la deportación a los jóvenes que cubran ciertos requisitos y les expide permisos de trabajo temporales.

A algunos les preocupa que deban trabajar de forma clandestina en empleos de menor salario.

Korina Iribe dijo que ella y su pareja han hablado sobre lo que necesitan hacer para proteger a su hijo de 2 años de edad en caso de que ya no queden blindados de una deportación o no puedan trabajar. Ambos fueron llevados ilegalmente a Estados Unidos siendo menores.

Nuestro hijo nació en Estados Unidos, y a fin de cuentas, queremos lo mejor para él. Pero tampoco queremos volver a vivir en la penumbra?, dijo Iribe, quien viven en el área de Phoenix.

Se prevé que Trump anuncie que cancelará el DACA, pero con una demora de seis meses que le daría al Congreso tiempo para decidir si quiere legislar el asunto.

No están claros los detalles de los cambios, incluyendo lo que sucedería en caso de que los legisladores no pudieran aprobar una medida antes del plazo.

Defensores del programa salieron el lunes a las calles de Las Vegas, Los Ángeles, Carolina del Sur y otras partes del país con pancartas con leyendas tales como: ?Ninguna persona tiene derecho a arruinar tus sueños.

Iribe y su pareja se aseguran de que uno de los abuelos de su hijo cuente con poder de representación en caso de que sean deportados sin previo aviso. Está considerando tramitar la doble nacionalidad de su hijo para que los pueda acompañar a México en caso de ser necesario.

Iribe también dijo que su familia tendrá que averiguar cómo pagar la hipoteca de una casa que compraron hace apenas dos meses.

Para nosotros, se trata más de cómo nos protegeremos de la deportación y, segundo, como sacar a nuestra familia adelante, financieramente, dijo Iribe.

Abril Gallardo, de 27 años, utilizó el permiso de trabajo de trabajo del DACA para obtener empleo como directora de comunicaciones para un grupo activista de Phoenix. Eso le ha permitido pagar su universidad, algo que está en riesgo si pierde su capacidad para trabajar legalmente en el país.

Si no puede seguir trabajando, Gallardo planea ayudar a su mamá en su negocio de banquetes y espera abrir su propio restaurante familiar algún día.

Lo más importante es que estemos juntos a salvo, que estemos ahí unos para otros, dijo Gallardo.

Evelin Salgado, de 23 años, quien llegó procedente de México hace 13 años, tiene miedo de perder su empleo, su casa y su licencia de conducir en caso de que cancelen el DACA.

Parece que el mundo se me viene encima?, dijo Salgado, quien se graduó el año pasado de la Universidad Murray State en Kentucky y está en su segundo año como maestra de español en una escuela preparatoria justo a las afueras de Nashville, Tennessee.

Mis esperanzas. Mis sueños. Mis aspiraciones. Todo por lo que mis padres han trabajado tan duro. No sabemos lo que vaya a pasar?, admitió.

Salgado y sus padres alquilan una casa y ella les ayuda financieramente. Podrían verse obligados a mudarse a una vivienda más pequeña o un apartamento ?porque si pierdo mi trabajo, obviamente, no podemos pagar la casa.

Su padre trabaja como jardinero y su madre lava platos en un restaurante. Con eso pagaron la universidad de Salgado.

Millones de personas viven en Estados Unidos sin documentos. Mis padres trabajan. Así que a menos de que nos pongan en un proceso de deportación, tendríamos que volver a las sombras, dijo Salgado. Con eso me refiero a trabajar en empleos de menor salario, conducir sin licencia.

---

John Raby contribuyó desde Charleston, Virginia Occidental.

© 2017, La Prensa Asociada.

Powered by Frankly